Cómo cuidar el agua: el problema del plástico

“Rompe con el plástico” fue el mensaje del Día Mundial del Medio Ambiente este 5 de junio de 2018. Para saber cómo cuidar el agua que nos queda debemos entender por qué el plástico es actualmente el mayor enemigo de nuestro recurso vital.

Desde su invención, la producción de plástico ha crecido descontroladamente. El problema es que la gran mayoría de los productos plásticos no se pueden reusar, ni reciclar.

Según cálculos publicados en 2015, de las 8.3 mil millones de toneladas producidas, 6.3 mil millones se convirtieron en desperdicio. El 91% de esa cantidad no se pudo reciclar. La producción actual se calcula en 300 millones de toneladas anuales.

Portada de National Geographic USA junio 2018, por el mexicano Jorge Gamboa. Resume en una imagen poderosa la magnitud del problema.
Portada de National Geographic USA junio 2018, por el mexicano Jorge Gamboa. Resume en una imagen poderosa la magnitud del problema.

El 91% del plástico que se produce no se recicla. Al final todos los residuos van a parar al último vertedero: el océano.

Cómo cuidar el agua de un enemigo indestructible

El plástico es una pesadilla para el planeta. Cada pieza plástica producida desde su creación está en la tierra, tal vez no visible a simple vista, pero ahí está. 7 de cada 10 objetos recogidos por voluntarios en las playas son plástico.

En las profundidades marinas, fuera de la luz y con muy poco oxígeno, el plástico se conserva muy bien. Investigadores han encontrado objetos producidos en la década de 1960 en el fondo del mar.

El plástico de desperdicio flota actualmente en el océano contenido en 5 enormes islas, y se mueve a través de remolinos de agua en una especia de “sopa” mundial. Puedes seguir la trayectoria de un pato de hule arrojado al océano en este enlace .

Los omnipresentes micro plásticos

Se descompone, pero el plástico nunca desaparece del todo. Se convierte en micro partículas, del tamaño del grosor de un cabello humano (0.10 milímetros) hasta el tamaño de un glóbulo rojo (0.0015 milímetros) o menor.

Pero no sólo se trata de residuos. Pequeños plásticos casi invisibles se producen a propósito para añadirse en pastas de dientes y cosméticos. Luego van al desagüe y se unen a los millones de partículas ya presentes en el mar.

Todas estas micro partículas son incorporadas a microorganismos del mar como el plancton, viajan por todo el mundo siendo consumidos por los peces y así regresan a nuestros platos en forma de sushi o pescado asado.

Partículas microscópicas de plástico se encuentran en los alimentos y el agua que consumimos, su efecto negativo para la salud aún no se ha descubierto por completo.
Partículas microscópicas de plástico se encuentran en los alimentos y el agua que consumimos, su efecto negativo para la salud aún no se ha descubierto por completo.

Dependiendo de la toxicidad de los aditivos químicos adheridos a las moléculas, el coctel de micro plástico aumenta en peligro para la salud. Aunque los estudios todavía no han avanzado lo suficiente para descubrir los efectos de estas partículas en nuestro cuerpo. Quizás demoren, por ejemplo, lo que tardó en descubrirse el efecto nocivo del tabaco desde su descubrimiento.

¿Tiene solución el problema de la contaminación por plástico? ¿Cómo cuidar el agua de este poderoso enemigo?

Cómo cuidar el agua del plástico

Algunas soluciones propuestas son:

  • Fabricar objetos como partes de electrónicos, cepillos y otros con materiales alternativos de menos impacto, como el bambú.
  • Reusar y reciclar son soluciones imperativas, y el lema “si no puedes reusarlo, entonces rehúsalo” está ganando terreno en la mente de los consumidores.
  • Hay bacterias que se comen el plástico, sin embargo su población es insuficiente para toda la cantidad de residuos plásticos que existen.

Pero lo mejor definitivamente es consumir menos plástico. No es sencillo, la industria del plástico genera ingresos de hasta 600 mil millones al año. Es por ello que la intervención de los gobiernos es imperativa y urgente. Como lo expresó Erik Solheim, director del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA):

“(Lo más importante es) oponerse al plástico desde las fuentes”

Los ciudadanos pueden presionar a los gobiernos e instituciones para prohibir el uso de algunos plásticos o regular su producción y manejo. Pero como casi siempre, lo primero es empezar desde casa, como lo demuestra el blog “La alegría de vivir sin plástico” los pequeños cambios en el hogar son el mejor inicio.

¿Cómo cuidar el agua de los océanos? Reducir nuestro consumo de plástico es la primera respuesta.
¿Cómo cuidar el agua de los océanos? Reducir nuestro consumo de plástico es la primera respuesta.

Así que si te preguntas cómo cuidar el agua y vida marina del plástico, que al final es el agua en tu agua embotellada ¿por qué no comienzas haciendo una pequeña investigación del problema? Aquí algunos links para iniciar:

  1. Web del Día Mundial del Medio Ambiente 2018
  2. 6 gráficos para entender el problema del plástico
  3. ONU: Medio Ambiente

En Bamsa nuestra especialidad es crear equipos de alta calidad para bombear nuestro recurso más vital: el agua. Es por ello que difundimos información sobre cómo cuidar el agua y el medio ambiente y sobre desarrollo sustentable. Te invitamos a contactarnos para saber más.