¿Se está quedando sin agua el planeta?

Actualmente 1 800 millones de personas (lo que equivale a un poco más de la población total de América y Europa juntas) utilizan una fuente de agua contaminada con desechos fecales, poniéndolos en riesgo de contraer el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la polio  (Programa Conjunto OMS/ UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento PCM).

Noticias así, sobre los problemas relacionados con la escasez de agua nos impresionan y preocupan constantemente. ¿Por qué escuchamos tan seguido esta clase de datos?

“… continuamos actuando como si el agua dulce fuera un re. curso abundante e inagotable, cuando no lo es.”—Kofi Annan, ex secretario general de la ONU.

¿Hay suficiente agua para todos?

Según datos proporcionados por Greenpeace, de toda el agua del planeta sólo el 2.5 % es agua dulce, y de ése porcentaje, el 99%  se encuentra en glaciares y aguas subterráneas de difícil acceso y sólo el 1% es potable y accesible para su consumo humano. Es decir, sólo el sólo el 0.025% del total mundial.

Si toda el agua del planeta se colocara en un balde, sólo una pequeña cucharita de té sería la cantidad de agua potable.

(Vectores balde Freepik cuchara FreeVector).

Ahora bien ¿qué sabemos sobre estos almacenes subterráneos de agua a los que debemos la supervivencia?

Según el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP) de las Naciones Unidas, durante el siglo XX se llevó a cabo una «revolución silenciosa» sin precedentes en la captación de aguas subterráneas por todo el mundo. La tasa mundial de captación de aguas subterráneas se ha triplicado al menos en los últimos 50 años, impulsando de forma significativa la producción alimentaria y el desarrollo del ámbito rural. No importa lo grande que puede ser el volumen de agua contenida en estos acuíferos, el hecho de que muchos de ellos no sean renovables significa que con el tiempo pueden explotarse hasta su agotamiento, si su uso no se gestiona adecuadamente. En algunos puntos conflictivos, la disponibilidad de los recursos de aguas subterráneas no renovables ha alcanzado límites preocupantes.

Otro grave problema ya mencionado es el saneamiento ineficiente, es decir la falta de higiene en el manejo de desechos humanos y animales, incluyendo también  el lavado de manos, higiene menstrual e higiene de los alimentos. Esto provoca las siguientes cifras:

  • ​783 millones de personas no tienen acceso al agua potable
  • 2400 millones no tienen acceso a servicios básicos de saneamiento
  • 1000 niños mueren cada día por enfermedades diarreicas causadas por el suministro de agua y saneamiento
  • 1800 millones de personas en todo el mundo usan una fuente de agua potable que está contaminada con heces.

Fuente: ONU 2017

Además de la falta de higiene y la escasez provocada en nuestras reservas mundiales, existen otros retos grandes como la agricultura agresiva, el cambio climático provocado por la contaminación, la falta de recursos económicos en países subdesarrollados  y la distribución inadecuada. Todo esto ocasiona graves problemas en muchos lugares del planeta, amenazando incluso la paz entre los países.

Los esfuerzos por cuidar el agua

La ONU ha realizado desde hace más de 40 años diferentes medidas para informar sobre los retos que presenta el uso de las reservas de agua potable del planeta y para promover la disminución de los problemas ocasionados. Entre cumbres, conferencias, comisiones especiales para el monitoreo y generación de metas y objetivos mundiales se han logrado el acceso a fuentes de agua potable mejores en varias regiones del mundo y se han promovido medidas para optimizar el uso del recurso que nos da vida.

Hay otras organizaciones gubernamentales y sociales informando y ayudando a mejorar las condiciones del agua en el mundo, así como muchos voluntarios dedicados.

Cómo ayudar

La información es un excelente primer paso. Una simple búsqueda en Google sobre este tema y algunos minutos para leer te sorprenderán. Tal vez en este momento baste que te separes de la pantalla y en unos pocos pasos tengas acceso a agua limpia y segura para saciar tu sed. ¿Sabías que hay personas que tienen que caminar varios kilómetros y luego esperar por horas un turno para recolectar agua insuficientemente limpia y llevarla de regreso a casa?

Esta pequeña búsqueda puede llevarte a recordar que tu papel, aunque pequeño, es muy importante en la solución de estos grandes retos, y que las pequeñas acciones que puedes hacer en tu entorno cercano a favor de nuestro planeta, son sumamente necesarias y valiosas.

En BAMSA, además de ser especialistas en la fabricación y comercialización de bombas sumergibles para su uso en pozos de agua profundos; dedicamos parte de nuestros esfuerzos a difundir artículos relevantes relacionados con el uso del agua en el mundo, te invitamos a escribirnos si quieres saber más de este tema, o si tienes alguna sugerencia que quieras compartir.